“No he podido presentarme a rendir mi versión ante la Fiscalía por temas de agenda, no porque no he querido.

Con documentación de mano y un enérgico tono de voz, el presidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), Carlos Villacís, rechazó ayer las acusaciones que un miembro del Consejo de Participación Ciudadana realizó en la víspera, asegurando que la Fiscalía de Guayas llamó por séptima ocasión al dirigente para que declare en el proceso de investigación por el supuesto delito de tráfico de personas.

Soy yo quien está en contra de las mafias en el fútbol, pero me llaman a declarar cuando tengo otras actividades profesionales. Ahora dicen que no quiero presentarme (a declarar) porque tengo miedo. ¿Miedo de qué? No nos llaman como acusados, sino como impulsadores de estos procesos investigativos (alteración de documentos)”, sentenció Villacís.

El abogado Mario Tamayo sustentó las palabras del directivo, mostrando los justificativos (boletos de avión y reservaciones de hoteles) que se presentaron ante la Fiscalía en las ocasiones en que Villacís no pudo presentarse a rendir declaraciones por encontrarse fuera del país, resaltando que solicitaron se fije nueva fecha para la comparecencia, “en clara demostración de un deseo de colaborar con las investigaciones”.

Guillermo Saltos, síndico de la FEF, recordó que esa entidad “no es la encargada de elaborar las cédulas con las que los jugadores son inscritos y habilitados”, pero aún así “se ha preocupado de investigar y denunciar posibles irregularidades, respetando todas las instancias”.

En ese sentido, Tamayo afirmó que “el 24 de octubre de 2016 la FEF presentó una denuncia por el supuesto delito de trata de personas” y que “toda la información requerida reposa en la Fiscalía”.

Fuente: Diario Expreso