diciembre 1, 2022
Portada » Blog » El arte y la gastronomía se fusionan en sonidos y sabores.

El arte y la gastronomía se fusionan en sonidos y sabores.

El placer de la música y el deleite de la gastronomía se funden en Sonidos y Sabores, una nueva propuesta cultural diseñada para estimular los sentidos. El proyecto surge como una iniciativa de la artista y productora Cristina Morrison. 

“Se me ocurrió este proyecto para unir mi arte con otra de mis pasiones que es la gastronomía”, dice la artista ecuatoriana-estadounidense sobre la debilidad y el gusto que experimenta como una cocinera y comensal curiosa. 

La idea es ofrecerle al público una experiencia irrepetible a través de una velada que integra un show musical, seguido de una cena de autor en espacios no convencionales. 

El primer convite se realizó a finales del año pasado en las Cuevas del Ilaló, un centro cultural ubicado en Tumbaco. Ahora el programa se amplía como una serie que tendrá su siguiente edición el sábado 12 de febrero. El programa de ese día incluye la presentación de Cristina Morrison, con un repertorio de bossa y boleros y una cena de temática brasileña y latina a cargo del chef Erick Dreyer de Ciré Capital.  

El encuentro será en la galería y taller Jaime Zapata, donde estará a disposición de público una serie de obras pictóricas que son parte de Matinales. Las obras de esta serie fueron realizadas en Montpellier, Francia, durante el confinamiento. 

Morrison quiere ampliar la agenda de Sonidos y Sabores con músicos y chefs que puedan integrar sus respectivos artes bajo un mismo concepto.  

Para ‘La Baronesa’ esta es una oportunidad para dejar atrás el confinamiento y retomar la actividad cultural con un proyecto que ofrece al público vivir una experiencia distinta, en un formato que ha marcado tendencia en otros países de Europa y América. 

La tercera edición regresará a las Cuevas del Ilaló con la presentación de Alexandra Cabanilla y un repertorio de boleros y baladas, en compañía de un chef que se anunciará próximamente. El evento está previsto para el 17 y 18 de marzo. El objetivo es organizar al menos un evento de este tipo cada mes. 

La ventaja, explica Morrison, es que el formato de Sonidos y Sabores está pensado para que pueda trasladarse a cualquier ciudad, incluso fuera del país, y adaptarse a espacios no tradicionales. Cuenca y Guayaquil también se están considerando como futuros escenarios. Esa libertad de movimiento encaja perfectamente con su nuevo estilo de vida que la mantiene sin dirección fija entre Nueva York, Galápagos y Quito. 

Morrison dice que la cultura gastronómica en Ecuador sigue evolucionando con una oferta cada vez más amplia de alta cocina nacional e internacional. Esa cualidad favorece la creación de propuestas como la de Sonidos y Sabores, que amplían la oferta cultural y turística. 

Fuente: elcomercio.com