febrero 7, 2023
Portada » Blog » Niños y adolescentes en orfandad: las otras víctimas de los femicidios

Niños y adolescentes en orfandad: las otras víctimas de los femicidios

-FOTODELDÍA- AME6833. QUITO (ECUADOR), 17/01/2023.- Vista general hoy de una rueda de prensa de la Asociación Latinoamericana para el Desarrollo Alternativo (ALDEA) para abordar la problemática de la violencia machista, en Quito (Ecuador). Ecuador cerró 2022 con 332 femicidios, la cifra más alta desde 2014, cuando se tipificó el delito del asesinato a una mujer por razones de género, señaló este martes la Asociación Latinoamericana para el Desarrollo Alternativo, al anotar que la cifra pone a Ecuador entre los países más violentos contra las mujeres en la región. EFE/José Jácome

Las duras secuelas que quedan después de un femicidio: niños y adolescentes en orfandad, y familias que se quiebran frente a un Estado ecuatoriano que no puede integrarse para atender como es debido a estas víctimas colaterales.

Según compartió la Asociación Latinoamericana para el Desarrollo Alternativo (ALDEA), por los femicidios o feminicidios (como lo denominan los colectivos a favor de las víctimas) ocurridos desde el 2014 hasta el año anterior, 1526 niños y adolescentes quedaron en situación de orfandad.

Ellos son las otras víctimas de los 1.378 femicidios, entre el 2014 y el 2022. Los crímenes de mujeres siguen como un hecho que abruma y que no se detiene en Ecuador, de acuerdo a la información recogida por ALDEA.

Los hijos de las víctimas, además de sufrir la muerte de sus madres, tienen que continuar con un proceso que no termina por repararse, a pesar de que por ley debería haber una reparación integral.

“Entre las medidas de reparación incluye que los agentes, cuando hay un hecho violento con hijos o hijas, deberían empezar a hacer el registro. Quiénes son, las edades, su situación escolar, con quién se van a quedar”, explicó Geraldina Guerra, presidenta de ALDEA.

Este registro es clave porque permite empezar con la reparación a las víctimas directas que dejan los feminicidios. No obstante, en este primer proceso, según la dirigente, al Estado ecuatoriano se le pierde el registro de los niños, niñas y adolescentes.

Fuente: elmercurio.com.ec