julio 5, 2022
Portada » Blog » Primer año de las desigualdades: El informe del presidente Lasso

Primer año de las desigualdades: El informe del presidente Lasso

Jonathan Báez Valencia

» En el primer año de gestión del presidente Lasso, las palabras desigualdad y pobreza no fueron nombradas ni una sola vez. No obstante, estas se perciben cotidianamente en la vida de la mayoría de la población ecuatoriana -a excepción de las élites- y la evidencia empírica así lo demuestra. En el caso de la desigualdad, por ejemplo, el índice de Gini (coeficiente que mide la desigualdad: mientras más se acerca a 1 existe mayor inequidad) pasó de 0,474 en diciembre de 2021 a 0,481 en marzo de 2022 (última cifra disponible). En efecto, se trata de un nivel superior al de 2019, lo cual daría señales de que la desigualdad es la característica en el gobierno del presidente Lasso.»

De esa manera, en el discurso del presidente Lasso las desigualdades de la sociedad ecuatoriana no fueron tomadas en cuenta porque esta no es una esfera de importancia para el gobierno, lo importante es ser “atractivos para la inversión”, lo que en buen romance significa dar condiciones laborales, tributarias y ambientales totalmente beneficiosas para el gran sector empresarial, pero eso sí, totalmente nefastas para la población: precarización laboral, no pago de impuestos y no regulación de protección ambiental. Y sobre el primer punto que es el tema del empleo, tampoco fue nombrado por el presidente.
Más allá de los análisis típicos sobre las categorías como empleo adecuado, subempleo, aunque importantes, existe un indicador alarmante y este es las personas ocupadas que no tienen seguridad social, lo que da cuenta de que se encuentran en trabajos y empleos precarios. 
De esa manera, si en mayo 2021 este nivel era del 62% a marzo de 2022 este escala al 66%. Sin un crecimiento de la población ocupada importante, eso significa que más de 270 mil personas habrían dejado de tener seguridad social.
Sobre este aspecto se mencionó que en el caso de los jóvenes se incorporaron 110 mil al mercado laboral, pero no se señalan en qué condiciones. En efecto, si bien en la población ocupada de 18 a 24 años se demuestra un aumento de aproximadamente 99 mil en el mercado laboral, en términos totales el 85% no tiene seguridad social a marzo 2022, un porcentaje superior al de mayo 2021 cuando este nivel era del 82%. 
En suma, en el periodo mencionado, existen 108 mil jóvenes que engrosaron las filas de jóvenes sin seguridad social. Es decir, unos se incorporaron de manera precaria sin seguro y otros dejaron de tenerlo. Eso demuestra también que, al existir presión económica en una familia por las desigualdades, los jóvenes van al mercado laboral con la urgencia de sustentar sus hogares, por lo que los sectores empresariales aprovechan esta situación para no otorgar todos los derechos laborales y, muy probablemente, la salida de los jóvenes signifique el abandono de estudios, lo que les sitúa en una espiral de desigualdades y pobreza cuasi eterna.

Ver más: https://ov.pemsv30.net/alpiedelcafe/alpiedelcafe_bulk_239/rtqqcf_2b0b32?fbclid=IwAR02pyQjvjdAr0Kxw-HBphpJEN7kl5_Y7MTkRPvxZU19Sz6VugTi_3TMJvw

Fuente: Lcdo. Richard Sellán Bajaña