diciembre 5, 2021
Portada » Blog » El falso «golpe militar» en Sudán

El falso «golpe militar» en Sudán

Estados Unidos, que perdió la guerra en Siria, se vio obligado a abandonar el país bajo protección rusa. Ahora continúan su guerra contra las instituciones estatales en el Cuerno de África. Han alentado las rivalidades de las tribus sudanesas y están tratando de hacer pasar la destitución de ministros civiles por parte de los militares como un «golpe militar». En realidad, no derrocaron al Primer Ministro, sino que intentaron preservar la unidad de lo que queda del país tras la secesión de Sudán del Sur.

Recuerde, durante la década de 2000, hubo un conflicto muy mortal entre el sur y el norte de Sudán. Las apariencias engañaban porque compañías militares estadounidenses privadas, incluida DynCorp International, luchaban allí disfrazadas de nativos. En definitiva, los autoproclamados “Amigos de Sudán” (Estados Unidos, Noruega, Reino Unido) impusieron el acuerdo de Naivasha que condujo en 2011 a la secesión de Sudán del Sur, hoy bajo protectorado estatal de facto.-Estados Unidos e Israel.

Esta guerra, alimentada por rivalidades locales, pero buscada por Israel y financiada por Estados Unidos, permitió la creación de un estado tapón que permitiera poner en riesgo a los residentes de Israel. En las décadas de 1950 y 1970, Israel tenía la intención de crear o anexar estados en el sur del Líbano (al sur del río Litani), el oeste de Siria (Altos del Golán) y Egipto (Monte Sinaí), en nombre de su «Derecho a la seguridad» (sic). . Por el contrario, con la generalización de los misiles de mediano alcance, Israel ha seguido la misma estrategia pero buscando crear estados títeres capaces de derrocar a sus vecinos inmediatos. De ahí la creación de Sudán del Sur en 2011 y el intento de crear un Kurdistán en Irak en 2017.

Hablamos de nuevo sobre lo que queda de Sudán, durante el derrocamiento de la rama rebelde de la Hermandad Musulmana dirigida por Omar al-Bashir, en abril de 2019. Rápidamente se hizo evidente que el poder había pasado a manos del miliciano Janjaweed Mohamed Hamdan Dagalo, dice «Hemidti». Se había convertido en un mercenario de Arabia Saudita contra los hutíes en Yemen. Como fue acusado de crímenes de guerra durante el conflicto en Darfur (hoy suroeste de Sudán), Hemedti se escondió detrás del Jefe de Estado Mayor de los Ejércitos, el general Abdel Fattah al-Burhan, de quien se convirtió en «diputado»  [ 1 ] .

En junio de 2019, Alemania, tomando el nombre del grupo que creó Sudán del Sur, organizó otro grupo informal del mismo nombre, los “Amigos de Sudán”, luego una videoconferencia desde Berlín. Durante este, las nuevas reglas del juego (la «Transición Democrática») fueron sacadas del sombrero sin que se supiera quién las había escrito. Fueron adoptados el 17 de julio por los partidos sudaneses, seguidos de un proyecto de constitución el 4 de agosto. Tenga en cuenta que estos documentos no fueron firmados por el general al-Burhan, sino por su «adjunto» en persona, el miliciano Hemedti.

El poder se compartía entre civiles y soldados. Se formó un gobierno en torno a Abdallah Hamdok, un alto funcionario sudanés de la ONU.

En febrero de 2020, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se reunió con el general al-Burhan en Entebbe (Uganda). Pronto los dos países normalizaron sus relaciones. Estados Unidos, por su parte, organizó el reconocimiento por parte del gobierno de transición del papel atribuido al régimen de Omar al-Beshir en los atentados que presuntamente cometió al-Qaeda en 1998 contra las embajadas de Estados Unidos en Kenia y Tanzania. Luego cayó una lluvia de dólares sobre Sudán.

En marzo de 2021, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, después de decidir retirar a sus 15.000 efectivos de mantenimiento de la paz de Darfur, invitó al gobierno de transición a desplegar 12.000 soldados allí y creó una “Misión de Asistencia a la Transición” (Minuats) compuesta por 300 civiles. Para sorpresa de todos, el secretario general de la ONU, António Guterres, nombró al alemán Volker Perthes al frente de los Minuats. Ex director del principal think-tank del gobierno alemán, el SWP, el Sr. Perthes fue el redactor del plan de rendición de la República Árabe Siria en nombre de Jeffrey Feltman, entonces número 2 de la ONU  [ 2 ]. Allí planeó la abolición de la soberanía popular siria, la disolución de todos los órganos constitucionales, el «juicio» y ejecución de los 120 gobernantes principales, y previó la partición del país.

Fue entonces cuando el presidente Joe Biden tiró su carta de triunfo al nombrar a Jeffrey Feltman como su representante especial en el Cuerno de África, incluido Sudán. Ahora era evidente que las reglas de la “Transición Democrática” habían sido escritas discretamente por Volker Perthes en colaboración con sus amigos estadounidenses antes de la conferencia de Berlín.

El embajador Jeffrey Feltman es una figura prominente en el estado profundo de Estados Unidos. Particularmente jugó un papel en el proceso de paz israelí-palestino y participó en la creación del Kurdistán iraquí en nombre de la empresa privada conocida como «Autoridad Provisional de la Coalición en Iraq»  [ 3 ].. Luego se convirtió en embajador en Beirut, donde organizó la Revolución de colores de 2005 («Revolución del cedro») y los cargos de falso asesinato contra los presidentes libanés y sirio, Émile Lahoud y Bashar al-Assad. También fue asistente de la secretaria de Estado Hillary Clinton para Oriente Medio. Se convirtió en Director de Asuntos Políticos de las Naciones Unidas; puesto donde desvió los recursos de las Naciones Unidas al servicio de la guerra contra Siria, incluido el apoyo a los yihadistas. Había sido olvidado durante el mandato de Donald Trump al servicio de Qatar.

En mayo de 2021, Francia organizó un seguimiento de la videoconferencia de Berlín en París. Evocó cuestiones financieras y preveía la concesión de 2.000 millones de dólares a Sudán, incluidos 1.500 millones, para permitirle pagar sus atrasos al FMI  [ 4 ] .

La población sudanesa padece pobreza y, en algunas zonas, hambre. Solo ciertas tribus se reconocen en el gobierno civil. Esperan una vida mejor con un gobierno civil, mientras que otros ven a este gobierno como un enemigo tribal. Por tanto, este último llamó a los militares a defender sus intereses. Durante varios meses, comenzó el inicio de la guerra civil. Por tanto, es con razón que los militares, respaldados por Arabia Saudita, amenazaron con obligar al gobierno civil a dimitir.

«Ansioso por restaurar la paz civil», el presidente Joe Biden envió a Jeffrey Feltman a Jartum a principios de este mes. Luego, una segunda vez, el 23 de octubre, para reunirnos con las dos partes. A cada uno, les explicó que el apoyo financiero de Occidente solo se mantendría si los sudaneses permanecían unidos. El general al-Burhan se comprometió a hacer todo lo posible para preservar la unidad del país. El embajador Feltman permaneció dos noches en Jartum.

Tan pronto como el avión de Jeffrey Feltman despegó en las primeras horas del 25 de octubre, el general al-Burhan y su “adjunto” Hemidti exigieron la renuncia del gobierno, no del primer ministro, Abdallah Hamdok. Como le habían indicado al enviado de Estados Unidos, pretendían obligarlo a formar un nuevo equipo más respetuoso con los equilibrios tribales. Pero el primer ministro se negó. Además, menos de una hora después de la salida del avión de Jeffrey Feltman, fue puesto bajo arresto domiciliario.

Estados Unidos, el Banco Mundial y el FMI inmediatamente gritaron un «golpe militar» y suspendieron la ayuda financiera. El país, ya al borde de la asfixia, se sumergió instantáneamente en él. La Unión Africana condenó el «golpe». Pero Egipto, aunque llamó a las dos partes sudanesas al diálogo, pareció contento con el resultado. Se dice que el general al-Burhan es un compañero de escuela militar del presidente al-Sisi.

Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos han hablado poco y no han dicho nada sobre su inestimable asistencia financiera continua. Turquía también ha guardado silencio: Ankara ha alquilado la isla de Suakin en Sudán durante 99 años para establecer una base militar y controlar el Mar Rojo, contra Arabia Saudita.

Washington ha presentado al Consejo de Seguridad un proyecto de resolución condenando el «golpe militar» y estableciendo sanciones. Pero Rusia ha pedido unos días para verificar la información. Moscú, que recuerda las mentiras que llevaron a la guerra contra Libia, tiene la impresión de que se difunde información sesgada para confundir vejigas con linternas. El discurso mediático sobre los malos soldados que aplastan a los buenos demócratas no le parece muy creíble. Se ha elevado el tono entre los representantes de los diferentes países del Consejo. Algunos señalaron entonces que los hechos no eran estrictamente hablando un «golpe militar» ya que la mitad del país se había alineado detrás del ejército y este último no había destituido al Primer Ministro.

Estados Unidos retomó en agosto la estrategia de Rumsfeld / Cebrowski que había llevado a cabo desde el 11 de septiembre de 2001 en Afganistán, Irak, Libia, Siria y Yemen, matando al menos a un millón de personas  [ 5 ] . No están tratando de favorecer a un campo sudanés contra otro. Solo para llevarlos a la confrontación hasta que destruyan las propias estructuras estatales y ya no puedan resistir a las potencias extranjeras.

Durante una década, los “Amigos de Siria”, Volker Perthes y Jeffrey Feltman nos mantuvieron en el Levante donde, al final, perdieron. Estados Unidos se vio obligado a dejar la región a Rusia. Ahora los «Amigos de Sudán» Volker Perthes y Jeffrey Feltman están tratando de destruir el Cuerno de África, comenzando por Etiopía y Sudán.Thierry Meyssan

Fuente: voltairenet.org