agosto 19, 2022
Portada » Blog » La soledad periodística.

La soledad periodística.

“Gabriel García Márquez afirmó alguna vez que el periodismo es el mejor oficio del mundo. Y la afirmación rebasa el realismo mágico con que el autor de Cien años de Soledad describió la realidad de nuestra región latinoamericana. El periodismo también ha tenido su propia centuria en solitario de retroceso a nivel mundial, cuando las crisis, los conflictos bélicos, la inseguridad de los periodistas y la censura amenazan la información independiente y de calidad.  .»

En la escuela de periodismo de antaño se nos pedía recortar páginas de periódicos y medir en ellas los centímetro-columnas de contenido editorial o publicitario. Un personaje inolvidable era el profesor de Análisis de Contenido, convencido de que con aquellas técnicas accedíamos a la verdad de la prensa impresa. En ese siglo de soledad del periodismo las cosas han venido cambiando y las ventas de los periódicos caen estrepitosamente, los lectores ya no se cuentan sino por los “clics” que dan en apresurada lectura a las publicaciones digitales. Si bien la prensa impresa en papel no ha muerto, los soportes tecnológicos virtuales marcan el ritmo de su agonía con una avalancha de información que les permite a las grandes empresas montadas sobre el Internet convertirse en actores informativos preponderantes. Estadísticas señalan que en el último lustro los usuarios de plataformas sociales se duplicaron en el mundo: de 2.300 millones aumentaron a 4.200 en 2021, según reporta la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). Si bien, este crecimiento cuantitativo facilita un mayor acceso a contenidos y fuentes, no se corresponde en verdad con un valor informativo de mejor calidad.

Vivimos la era de los Fake news de los monopolios, en la que de manera masiva la información errónea y la desinformación se han convertido en el pan de cada día y en una amenaza para la información objetiva, coherente, profesional, de fuentes fidedignas y comprometida con la verdad. Las empresas de Internet son vectores multiplicadores de esta tendencia que marca una tendenciosa mediocridad informativa. Lo confirma un estudio que surge en las fauces del imperio de la desinformación, el Instituto de Tecnología de Massachussets que señala en un análisis de contenido de Twitter que demuestra que las falsedades en esta red “se difundían de manera considerablemente más extensa, más rápida y más amplia que la verdad”. Otro vocero imperial, Gallup International, realizó en 2020 una encuesta en 142 países que demostró que “al 57% de los usuarios de Internet le preocupaba recibir información falsa”. Se trata de un panorama en el cual los ingresos publicitarios esenciales para la sobrevivencia del sector, se han desplazado con gran velocidad de los medios de comunicación a las empresas de Internet.  

Saber más clic: La soledad periodística.

Fuente: Lcdo. Richard Sellán Bajaña.