diciembre 1, 2022
Portada » Blog » El tráfico y consumo de drogas se disparan en Medellín, la cuna del narco Pablo Escobar.

El tráfico y consumo de drogas se disparan en Medellín, la cuna del narco Pablo Escobar.

Hace tres décadas que el cuerpo obeso y tiroteado de Pablo Escobar quedó sobre un tejado de Medellín. El narcotráfico siguió sin él y hoy en su cuna abundan los mercados de cocaína saborizada, fármacos y alucinógenos a base de ketamina.

Las plazas o expendios de droga están a la vista. “¿Acceso fácil? Sí, del todo. En Medellín en cualquier parte se la encuentra uno. Hasta en el piso te encuentras droga”, dice a la AFP Manuel Morales, un ingeniero de 32 años que se describe como un “consumidor crónico” de basuco, un derivado de la base de la coca similar al crack.

FOTO: AFP

Tembloroso, Morales inhala su dosis de una pipa improvisada con un tubo de PVC. Un olor dulzón invade la soleada tarde de viernes en el Parque de San Antonio, punto de encuentro para los consumidores de la droga más barata del mercado local. Peatones y policías miran la escena.

Estoy un poco nervioso por la sustancia, de verdad que uno se descuida y se lo lleva del todo”, admite el ingeniero, quien hasta hace cuatro meses ejercía su profesión.

Ahora sus pertenencias caben en un maletín raído y, cuando no reúne entre tres o cuatro dólares para tener posada, duerme en las calles.

Su debacle comenzó en una “plaza de vicio” donde se surten los adictos, consumidores ocasionales y revendedores de las drogas en Medellín. Diez años atrás había 160 puntos de contrabando de drogas, según la policía, pero estudios independientes estiman que hoy la cifra ronda las 800 “plazas

.

Fuente: eluniverso.com