noviembre 28, 2021
Portada » Blog » La Tribu Rebelde: El feminismo Ecuatoriano y la Salud Pública

La Tribu Rebelde: El feminismo Ecuatoriano y la Salud Pública

Esta es la historia de un grupo de mujeres que a la luz del ejemplo de lucha de una solitaria Matilde Hidalgo, desafiaron al Estado, a las instituciones y a las personas influyentes de la época, para poner sobre el tapete de la discusión colectiva temas tabú que cuestionaban directamente a las ideas predominantes sobre la salud pública.
 De esta manera se anticiparon a lo que se conoce como Movimiento de la Medicina Social. 
Este grupo de mujeres –empleando el lenguaje de Edmundo Granda- pudiera considerarse como una tribu rebelde.
En pocos días, el 21 de noviembre de 2021, se cumplirán cien años de la graduación como médica de Matilde Hidalgo Navarro (Loja 1889? – Guayaquil 1974), en la Universidad Central del Ecuador, luego de sus estudios y licenciatura realizados en 1919 en la Universidad del Azuay, actual Universidad de Cuenca.
Sin embargo, Matilde no fue la primera médica en lo que hoy es el territorio ecuatoriano, una idea que para nada es una herejía histórica. 
Antes, cientos y quizá miles de años atrás, parteras y mujeres sabias de las medicinas ancestrales, kichwas, shuaras, sáparas o tsachilas, ya cumplían ese papel.
Cuando llegaron pobladores africanos a las costas de Esmeraldas y migraron luego al Chota[1] y a todo el país, trajeron también con ellos su sabiduría médica. Incluso, como una muestra de un encuentro intercultural, las pocas mujeres europeas que vinieron junto a los primeros conquistadores o las primeras mestizas criollas, acumularon los saberes que supieron guardar por generaciones, sobre todo en sectores populares.
 Estos conocimientos fueron transmitidos oral y pragmáticamente a sus hijas. Las mujeres siempre fueron las primeras médicas en los pueblos de todo el mundo, hasta que la academia les arrebató ese papel.
El feminismo médico, un camino contracorriente.
La Sociedad de Médicas del Ecuador se conformó en la década de 1960, teniendo como invitada de honor a una ya madura Matilde Hidalgo. Entre sus fundadoras estaban: Beatriz Narváez, Enriqueta Banda, Blanca Castillo[3], Betty Proaño, Piedad Endara, Honoria Bejarano, Ligia Salvador, Elina Garcés, Elisa Calero, Martha Carcelén, Olga Vallejo, María Limaico, Lucina Velasco, entre otras.

Fuente: Richard Sellán Bajaña